Cómo preparar mantequilla de Maní

Le gusta la mantequilla, pero no puede consumirla porque no está permitida en su dieta diaria?… o le gusta la mantequilla pero no la encuentra en los anaqueles de los supermercados?… Para eso existe la mantequilla de maní.

Las mantequillas naturales de frutos secos han tomado una gran popularidad en el mercado, cada vez son más las personas que las consumen. Además de ricas y saludables, resultan ser una opción para tiempo de escasez. Al igual que con la mantequilla tradicional, con esta manquilla de maní, se puede agregar en diferentes preparaciones.

Mantequilla de maní

Ingredientes

  • 2 tazas (450 ml) de maní
  • 1 ½ cucharaditas (7 ml) de aceite de maní o aceite vegetal (opcional)
  • 1/2 cucharadita (2 ml) de azúcar (opcional)
  • 1 ½ cucharaditas (7 ml) de melaza, miel o azúcar morena (opcional)
  • Pizca de sal (opcional)

Preparación

1 Prepara el maní. Antes de usarlo para hacer mantequilla de maní, deberás lavarlo con agua fría para sacar el exceso de tierra y luego sécalo dándole golpecitos. Si no tiene cáscara, deberás quitársela a mano, cosa que será un poco más fácil si está seco, pero tampoco tiene que estar perfectamente pelado.

  • Si vas a usar maní con cáscara, te recomendamos las variedades Valencia o Virginia para obtener los mejores resultados. Si vas a tostarlo primero, entonces te recomendamos la variedad Español, porque su contenido oleico es mayor.

2 Tuesta el maní (opcional). Algunos prefieren tostar el maní antes de procesarlo para que tenga un sabor más crujiente. Sin embargo, este paso es completamente opcional y hace que el proceso tome más tiempo, así que dependerá de ti decidir si quieres tostarlo o no. Recuerda que también podrás comprarlo pretostado. Sin embargo, si decides tostarlo, tendrás que hacer lo siguiente:

  • Pon el maní en un tazón y revuélvelo ligeramente con el aceite de maní o vegetal.
  • Precalienta el horno a 180 °C (350 °F).
  • En una bandeja para hornear, esparce el maní en una sola capa. Asegúrate de que los granos no estén unos sobre otros para que se puedan cocinar de manera uniforme.
  • Hornéalos unos 10 minutos hasta que estén cubiertos apenas con aceite y tengan un color marrón dorado.
  • Si quieres, podrás sacudirlos ligeramente en la bandeja cada 2 minutos aproximadamente como una medida extra para que no se quemen.

3 Procesa el maní en el procesador de alimentos hasta que esté molido. Para hacerlo, tendrás que pulsar unas cuantas veces solamente. Para obtener los mejores resultados, hazlo mientras el maní siga caliente.

4 Procesa el maní durante 1 minuto. La mezcla deberá verse más cremosa y más como la mantequilla de maní que tanto te ha antojado.

5 Raspa el maní que quede en el fondo del tazón del procesador de alimentos cuando lo proceses, si es necesario. Sigue procesando la mezcla durante 1 minuto, raspa las paredes del procesador y repítelo hasta que obtenga la consistencia deseada. Como mínimo, unos 3 minutos de procesado será suficiente.

  • Solo recuerda que esta mantequilla de maní nunca se verá igual de cremosa que la que venden en las tiendas. La razón es porque es más natural. No creas que se verá tan cremosa como en los envases comerciales, ¡pero sí tendrá un sabor más delicioso!

6 Cuando termines, echa la mantequilla de maní a un tazón. Raspa el tazón con una cuchara grande.

7 Añádele sal y azúcar al gusto, si es necesario. Prueba tu mantequilla de maní para que veas si necesita más sal y azúcar. Si está como te gusta, entonces no habrá necesidad de echarle sal o azúcar.

8 Si prefieres que sepa más dulce, añádele cantidades pequeñas de azúcar morena, melaza o miel, si quieres. Algunos prefieren agregar dichos ingredientes en el procesador y procesarlos junto con el maní, pero en realidad dependerá de si el tuyo tiene la capacidad para la miel y los demás ingredientes.

  • Si vas a agregar estos ingredientes a mano, entonces asegúrate de revolverlos bien hasta que estén bien incorporados.

9 Echa la mantequilla de maní a un recipiente hermético con una cuchara.Refrigéralo 1 o 2 días para que obtenga la deliciosa textura de una pasta de mantequilla de maní. Evidentemente, el periodo de conservación de la mantequilla de maní casera será menor que el de las variedades comerciales, pero lo más probable es que tu mantequilla ¡desaparezca antes de que si quiera pienses en su fecha de vencimiento!

  • Podrás almacenar este tipo de mantequilla de maní en el refrigerador como máximo unas cuantas semanas.

Consejos

  • Considera la posibilidad de reducir la cantidad de aceite que uses en las futuras tandas hasta que no uses nada. La mantequilla de maní natural únicamentecontiene maní, por eso es un alimento muy saludable, delicioso y rico en proteínas.
  • Si te gusta que la mantequilla de maní tenga trozos, separa 1/4 taza de maní mientras proceses el resto. Ponlo en el procesador de alimentos solo cuando el resto del maní esté casi listo y tenga una consistencia homogénea, luego procésalo unos cuantos segundos más para que quede trozado.
  • Si quieres ayudar a que el aceite y el maní se mantengan separados, emplea un aceite que sea sólido a temperatura ambiente, tales como el aceite de palma, de coco o de cacao.